Espejo

Ya no te veo,
pero siempre me queda el horizonte.
Y aunque su silueta cambie,
entre lineas rectas y montañas,
el abrazo de las nubes me resulta familiar.

Y sea contigo o sin mi,
incluso más allá del mar,
donde estés tú,

no;

donde esté yo:
Allí es donde quiero estar.


Alguien a quien valoro mucho sin quererlo me regaló la chispa para este poema. De algún modo es un pequeño homenaje a nuestras historias paralelas.

Quiero estar de verdad donde está mi cuerpo.
No necesito irme lejos soñando despierto.
Quiero mejorar en lo que realmente me importa
y para lo que no, a otro perro con ese hueso.

Que grande Lewis Carroll.
Gracias por traérmelas a las dos por casualidad.

Anuncios

Soy

Soy Fer, del mismo modo que podría haber sido Cristina si mi madre hubiera elegido el nombre en lugar de mi padre.

Escribo, pero no sé si eso me hace escritor, ni si por hacerlo en rima y derramándome por dentro puedo decir que soy poeta.

Estudio Ingeniería Informática, pero no sé si eso me hace ni informático ni ingeniero.

Toco la guitarra y alguna cosa más, pero no soy guitarrista ni creo que se pueda decir que soy músico.

Hago teatro, interpreto, pero de ninguna manera creo que pueda denominarme actor.

Soy Fer, soy tímido, soy amable, soy jovial, soy analítico; y como con cualquier otra persona, conocerme es un viaje.

Soy un universo más.

Otro de tantos.

Y eso es así.

Soy Fer, del mismo modo que no soy Cristina porque mi madre no me puso el nombre.

Soy Ferni o Fernan para mis hermanas y mis padres.

Soy Nanín para mis abuelos.

Seré Tio Fer para mi sobrino en cuanto aprenda a hablar,

del mismo modo que seré Fernando los primeros días para quien me acabe de conocer.

O Fernandito Malamanera para el Jesu.

Soy Fernando Pérez Lozano para Facebook.

Soy 100383469 para mi universidad.

Y 53108054-R para el Gobierrno.

Pero prefiero Fer.
Solo ser Fer.
Sin nada de lo que soy.


PD: Esos no son ni mi NIA ni mi DNI reales. Mi padre eligió mi nombre porque fui niño, si hubiera sido niña le hubiera tocado a mi madre. Así lo acordaron.

Estos días soy apatía, y casi desidia. Pero eso dentro, fuera se hacen cosas.

Marzo

[VERSO]

Sueño, con que estoy volando hacia un
cielo donde las cicatrices sean mas
ligeras que mi sangre
donde pueda derramar

el agua de esta hiedra
que me ata los tobillos
y me empieza a envenenar.

Vivo, cojeando en una hilera de cristal,
las piedras no se ven,
y pienso que no voy mal,
hasta que clavo mis rodillas en el suelo

Vivo, porque en el fondo cuando digo
que la vida es un suspiro me imagino un vendaval y fuiste, como esa brisa incesante
que pone mis molinos a dudar.

[PRE CORO]

Quien fuera el mar…
Para entender si es que vuelves o te vas.

[GUITARRA]

[TEXTO/POEMA]

Porque volar no es la meta que mis alas buscan,
porque la libertad es solo una excusa para emprender el vuelo y de un modo u otro estrellarme entre tus tormentas de verano.

Y porque me apetece,
me apetece reventarme contra el asfalto si es necesario
antes que seguir aquí colgado
sin saber quien soy.

Porque cada vez que me pregunto por qué, me entra la risa,
y no se si me rió de mi o contigo,
ni si eres causa o efecto de la niebla que rodea mi barco.

Y luego deshago mis maquinaciones y desahogo
los nudos de mi estomago colgándolos de
las velas hinchadas para mirar al horizonte,
mareado y ebrio de esperanza

Porque por hoy, con navegar
me basta.

[FINAL]

Sueño, con que estoy volando hacia un
cielo donde las cicatrices sean mas
ligeras que mi sangre,
donde me pueda acostumbrar…

Pero hoy duele mucho mas saber,
que respirar.


Esta canción nació para dejar plasmado como me sentía en un momento en el que empezaba a percibir que tenía sentimientos por alguien, a la vez que digería la completa certeza de que esos sentimientos no trascenderían. 

Lo curioso es ver como las certezas dependen del observador tanto como los sentimientos.

Pero por lo menos las certezas son o blancas o negras, mientras que los sentimientos son unos pequeños hijos de puta.


PD: Añado a la lista de promesas incumplidas subir la canción en sí, con música.
PPD: Realmente este texto lo estoy publicando el 5 de junio de 2019, a pesar de haberlo escrito el 6 de abril. He cambiado su fecha a mayo en un intento de autoengaño, para mantener mi muy flexible meta de publicar (que no escribir) un texto al mes. Lo confieso, soy un fraude.

Abril

Y dependiendo de que rama de mis pensamientos me cuelgue
y de las flores de recuerdos que se me enreden en el pelo
pienso que aun todo puede salir bien…

O que toda esta selva está condenada a la extinción.


Hoy no se que hacer, sino es esperar. En silencio.